LLÁMANOS | +34 96 160 90 52 | | |

Personalizar productos: Ideas para triunfar en un mercado en auge.

Son productos que huyen de los estándares de producción industrial y tienen clientes dispuestos a pagar por ello. 

Los negocios con capacidad de diseño propio llevan aparejados varias ventajas que, ya de por sí, resultan atractivas a la venta, como la personalización y la originalidad, sin duda, una forma de diferenciarse y de conseguir productos adaptados a cada cliente.

Diseños únicos. En la sociedad en la que vivimos y, sobre todo, la generación de los millennials, intentan diferenciarse del resto dependiendo de los productos que adquieren. Ese deseo de significarse juega a favor de estos negocios en los que priman los diseños, si no totalmente únicos, sí originales y alejados de los estándares.

Estilos personalizados. La gente ya no sólo busca diseños únicos y diferenciados de la mayoría. Además, está interesada en que el producto se adapte lo más posible a su forma de ser o de ver el mundo. Quieren productos diseñados y fabricados a medida, que reflejen cómo son y lo que quieren expresar. Esta identificación y personalización se puede obtener en negocios que hagan sus propios productos y que tengan en cuenta al consumidor a la hora de diseñar.

Filosofía propia. “Apostar por el diseño original y de producción local se convierte casi en una declaración de intenciones”, reseña Antonio Lucena, de Lavetta Eyewear. Y es cierto que existe un tipo de cliente que ha decidido huir de las grandes masificaciones por una filosofía de vida propia, alejada de las vertientes establecidas y que valora el trabajo artesanal y dedicado, que tiene en cuenta no sólo el precio de los productos, sino también otros factores, como la calidad de sus materiales, la sostenibilidad de su elaboración o el impacto local de su producción.

Nicho renacido. Superado lo peor de la crisis, este tipo de negocios está viviendo un renacer, pues los consumidores ya no sólo compran lo más económico, sino que otra vez pesa en sus decisiones aspectos como las calidades de los materiales o lo atractivo de los diseños. Se trata, además, de un nicho de mercado novedoso y todavía poco saturado, ya que requiere de grandes dosis de creatividad que no todos los emprendedores poseen.

Para todos los públicos. ¿A quién no le gusta llevar un producto atractivo, de buena calidad y distinto a los de los demás? A todos, claro. De ahí que este tipo de negocios esté abierto a personas de lo más heterogéneas: jóvenes deseosos de marcar tendencia, estudiantes que buscan diferenciarse de sus compañeros, empresas necesitadas de materiales de oficina o merchandising, padres que buscan artículos originales para sus hijos...

Ver Equipos de personalización.